Entrevista : Tanya Hartfield

Triunfa en el exterior, ahora reside en España, y es una de las últimas grandes apariciones del modelaje. De paso por nuestro país realizó una producción muy sensual que la aleja un tanto de su habitual imagen angelical. Apenas sus imágenes trascendieron no tardaron en compararla con otra blonda que se transformó en top model, pero como es común, ciertas comparaciones son odiosas.

Tanya Hartfield

Algunos la enfrentaron con la consagrada Liz Solari, pero la joven fue haciéndose paso paulatinamente y sin escándalos: “era todo mentira que no quiso compartir pasarela conmigo (apenas un rumor que alguien hizo trascender), ni siquiera sé de donde sacaron eso, nunca me molestó que me comparen con ella porque me parece hermosa y una profesional como pocas”, asegura Hartfield, hermana del tenista (Diego), modelo de la agencia Chekka y misionera orgullosa. “Oberá siempre fue es y va a seguir siendo el lugar más lindo del mundo para mí. Mi casa, la gente, el clima (aunque sea muy caluroso), son los colores, la tierra tan roja y todo tan verde. Tiene mucha vida y cuando regreso a casa mis padres me malcrían mucho, mami me despierta con el mate, papá hace asados cualquier día de la semana y son las mejores vacaciones. Cuando vivía en Buenos Aires me iba a casa cada dos meses como mucho. Me encanta y cuando puedo me escapo, pero ahora estoy mas lejos y vamos a ver cuando puedo ir”, cuenta.

Es que Misiones es una provincia que posee una mezcla étnica interesante, con gran influencia de inmigración alemana, la frontera con Brasil, y lo propio de la región, dando como resultado una variedad interesante para el encuentro con bellezas que trasciendan en la moda.

¿Qué habrán dicho tus ex pretendientes de Oberá luego de verte como una diosa en las revistas?

(Risas), no sé, eso tendrías que preguntarle a algún ex pretendiente, supongo que nada por que todo fue muy de a poquito, empecé sólo con publicidades en la tele y después me animé a los catálogos y las campañas, entre otras cosas.

¿Qué balance hacés de todos estos años en los medios?

Todos estos años fueron muy lindos, es una carrera que empecé de a poco, me permitió estudiar y recibirme de fonoaudióloga. Me hizo conocer muchos lugares y buena gente y además se pueden ocupar muchas áreas. Hiciste desfiles y realizaste notas para FTV Mag,

Tanya Hartfield

¿En qué área de tu carrera te sentís mejor?

Me encanta todo mi trabajo y lo que más disfruto es que es un trabajo sin rutinas. Con lo de FTV Mag me sentía muy cómoda, además hicimos lindos viajes con el programa y eso te ayuda a crecer en lo profesional. Creo que hoy en día, una modelo no tiene que solamente saber posar frente a una cámara, sino extenderse y abarcar más áreas. Es parte de crecer y de desarrollarse, no quedarse estancado. Así como un abogado puede crecer en lo suyo, nosotras tenemos mil cosas para desarrollarnos, son muchas puertas, y con preparación y talento se pueden hacer cosas muy lindas, sino mirá a Valeria Mazza.

Entre tanto, Tanya tiene pendiente conducir un programa de TV, pero sus metas más cercanas son las campañas editoriales y desfiles por Europa. Dice que sueña con trabajar con las grandes marcas internacionales, “creo que es el sueño de cualquier modelo que tiene ganas de crecer y no se pone techos y hablo de Dior, Gucci ese nivel”, se esperanza. Entre las personalidades de su ambiente que admira, destaca a la modelos Milagros Schmoll y a Juan Manuel Arancibia, los fotógrafos Cristian Welcome, Gabriel Rocca y Andrés Piersanti, el fotógrafo de esta producción. “Con Andrés hicimos fotos ‘muy moda’ teniendo en cuenta que me vine a vivir a Europa y el ya tuvo mucha experiencia como fotógrafo acá, sabe lo que hace, el estilo de fotos que se usa, y supo romper las estructuras que tengo como modelo. Como estoy muy acostumbrada a hacer catálogos, me sacó de mis esquemas e hizo fotos muy buenas. Quedé sorprendida cuando las vi, creo que la modelo pone una gran parte, pero el fotógrafo es la mayor influencia sobre la modelo en ese momento. Si el fotógrafo sabe llevarte y hacer que te olvides de que hay gente atrás caminando o lo que sea, las fotos no pueden salir mal”.

En este shooting has explotado también esa imagen de mujer fatal a pesar de tener un rostro muy angelical y cierta onda teen, también podés ser muy sensual y sexy, ¿no?

Justamente lo que nos propusimos con Andrés, era evitar la nena angelical y poder mostrar una mujer. En realidad es parte del trabajo, tenés que ser como un camaleón, de un cambio de ropa a otro podés pasar de ser una nena sonriente a una mujer elegante o sexy, seria y hasta mala, o lo que pida la producción. Es como actuar de cierta forma, aunque hay veces que no tengas ganas de hacer ciertas cosas, como por ejemplo pasar frío en una producción

¿De qué concesiones que hiciste te arrepentís?

Nunca tuve que hacer nada que no quería, nunca me obligaron a hacer nada. Acá nadie te obliga a nada, por lo menos con la gente con la que trabajo yo. Hay mucho respeto, pero volviendo a lo mismo, una vez hice una campaña de ropa interior el día más frío del año, a la orilla del mar, en Mar de Ajó. Tendría que pensarlo mucho antes de volver a decir que si a una campaña igual.

Tanya Hartfield

UNA VIDA DEPORTIVA

La modelo es fanática de los deportes, desde chica practica tenis, cómo dijimos el hermano es tenista profesional, ama el golf (está de novia con el talentoso Estanislao Goya) y le gusta ver futbol, incluso llegó a jugar en un equipo de futbol femenino. Ese equipo, en palabras bambinescas, era “una tormenta de facha”, jugaban también las modelos “Chechu” Bonelli, Florencia Salvioni y Mayra Albarracín, entre otras. “Jugábamos los sábados en Pilar. nos divertíamos mucho. aunque una vez me esguincé la muñeca”.

Por si quedan algunas dudas sobre si es un gran partido para los hombres, Tanya además es una gran cocinera, hizo cursos y confiesa pasarse horas cocinando. Ojo, aclara, “seguro que al otro le toca lo de limpiar porque con la panza llena me da mucha fiaca”.

Entre sus preferencias, ella pone en primer lugar a la música, asistió siete años a un colegio de música y toca el piano desde que tiene razón, ya que su mamá es profesora. En un día normal en su vida, y como buena misionera, lo primero que hace apenas se despierta es prepararse un mate. “Me gusta tener mi charla con Dios, con quien tengo una relación muy linda, me críe así y me llena el alma entregarle mi día. Después de comer un buen omellete con jamón y claras de huevo, me voy al gym y después de la ducha empieza realmente el día. A veces tengo desfiles, a veces castings, a veces campañas. Cuando no tengo nada que hacer aprovecho para visitar a mis amigas, generalmente al mediodía no vuelvo a casa. Sí, a la nochecita, en Buenos Aires vivo con Diego, llegamos a la misma hora, el vuelve de entrenar y nos sentamos a leer, estamos muy noveleros últimamente. Generalmente yo leo los libros que él leyó”, resume.

Completita ha resultado Hartfield, si te tendrías que poner puntos como mujer. ¿Cuántos creés que tenés?

Como viene la mano sos un diez… Mm, suena agrandada pero creo que tengo buena puntuación, quizás un ocho, me considero buena para convivir, soy muy tranquila, no sofoco a nadie. No hablo a la mañana cosa que para algunos puede ser muy bueno y para algunos muy aburrido, pero no hablo. Como dije, me gusta cocinar que eso está bueno en una mujer, me gustan los deportes, me gusta ver películas. También me gusta salir a bailar y dormir la siesta como buena misionera, así que todo depende de como sea ese alguien que quiera pasar la vida conmigo.

Con todo eso hay que reconocer que no serán pocos los que lo piensen, pero ¿qué hizo Goya para conquistarla?

Mi novio es un cordobés hermoso, nos conocimos hace poco más de un año y desde que nos vimos nunca más nos separamos. Bah, salvo por las distancias, los viajes que nos separan un poco pero que también hacen que la relación sea muy linda. Cada vez que nos encontramos tenemos las mariposas del primer mes de noviazgo. Creo que es fundamental que un hombre me haga reír y que no me sofoque. Viví 6 años con mi hermano, que también viajaba mucho, a veces se iba 5 meses y me acostumbré a estar sola y le agarré ese gustito. Con “el tano” (mi novio) puedo disfrutar de lo mismo porque el viaja mucho, así que me pasa lo mismo, tenemos mucho tiempo juntos y tenemos nuestros espacios por los viajes para extrañarnos mucho y disfrutarnos más. Ah, hay algo muy importante en un hombre que nunca le debe faltar: un lindo par de zapatillas blancas y saber hacer ricos mates.

Fuente : Las Rosas Online (05.03.2010)

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: